Elige el mejor tipo de lámina para tu proyecto y mejora su durabilidad.

El desgaste de nuestras obras de construcción es algo que no se puede evitar, sin embargo se le puede dar mantenimiento regular y así evitar que el daño aumente.

Se recomienda optar por una solución pensada para el tipo de clima, ya que este nos da la pauta a seguir para evitar los efectos de humedad o efectos del sol, entre otros.

A continuación mencionamos los tipos de desgaste más común y como evitarlo optando por una lámina diseñada para contrarrestar esos efectos.

Humedad y filtraciones

La humedad es uno de los factores que afectan más a los techos con el paso del tiempo, debido a las filtraciones.

Para minimizar sus efectos, se puede emplear lámina galvanizada, ya que cuenta con un recubrimiento de zinc, que además previene la corrosión.

Efectos del sol

Los efectos del sol, sobre nuestros techos ocasionan desgaste por las altas temperaturas o cambios de temperatura.

En este caso, podemos optar por láminas aislantes ya que son un aislante térmico entre el interior y el exterior.

Además optar por este tipo de lámina nos ayuda a ahorrar ya que se reducen los gastos de luz, gas, etc.

Efectos de corrosión

Como habíamos mencionado anteriormente la corrosión causa efectos que pueden llevar al deterioro de nuestros proyectos muy rápidamente.

Es por eso que contar con materiales que lo eviten se convierten en una inversión.

Aunque hay una variedad muy amplia de láminas que ayudan a contrarrestar sus efectos, la lámina pintro y la lámina galvanizada, nos ayuda a minimizar sus efectos.

En el caso de la lámina pintro, además de la resistencia a la corrosión, es excelente en climas adversos y se puede utilizar en fachadas, acabados y divisiones interiores.

Conclusiones 

Contar con materiales creados para reducir el desgaste por el medio ambiente es una gran ventaja para aumentar la durabilidad de tus proyectos.

Contáctanos para darte la mejor solución para ti.