Cuando trabajamos metales, una preocupación frecuente es: ¿Cómo reducir la oxidación?.

Dependiendo del material y a que elementos esté más expuesto el material es la solución que podremos encontrar.

Una de las opciones más comunes que se suele hacer es:

  1. Recubrimiento con algún plástico.

Hay metales en construcción que están continuamente expuestos a la intemperie.

En climas lluviosos es sumamente importante dar una protección extra, en estos casos el recubrimiento plástico puede ser una buena opción.

  1. Recubrimientos especiales como zinc.

Algunas láminas de construcción, sobretodo láminas que están pensadas para techos llevan este recubrimiento, es común verlo aplicado en lámina galvanizada, lámina pintro, entre otras.

Este recubrimiento se logra. gracias a un proceso químico donde se adhiere una capa de zinc al producto, utilizando una corriente eléctrica.

El proceso también se le conoce como zincado. El proceso de zincado y galvanizado son procesos diferentes, siendo el galvanizado el cual tiene una duración mayor.

Si hay desgaste visible en estas láminas, es posible realizar un proceso de pintado para evitar el deterioro a menos ya que sea un deterioro mayor será necesario cambiar la lámina.

Conclusiones

Como podemos ver hay opciones que nos garantizan aumentar la durabilidad de nuestras láminas de construcción, logrando reducción de oxidación y prolongando su vida útil.

En Villalaminados contamos con láminas con recubrimiento galvanizado o zintro, a buen precio y con calidad, contáctanos tenemos opciones de maquila de grandes volúmenes.