¿Qué uso tiene?

La lámina translúcida destaca en cuanto a transmisión de luz se refiere, tienen una excelente difusión de luz, al aprovechar la luz natural logras un ahorro de energía eléctrica considerable y, además, protege contra los dañinos rayos UV.

A pesar de la diaria exposición a los rayos directos del sol, la lámina translúcida no se amarillenta, por lo cual es excelente opción para naves industriales, centros comerciales, invernaderos, centros deportivos entre otros.

 

¿De qué material está fabricada?

Esta se fabrica con resina poliéster y se refuerza con fibra de vidrio, es económica y su vida útil es considerablemente larga.

El poliéster con que se fabrican le da resistencia a la corrosión, por lo que la lámina translúcida es altamente resistente cuando se encuentra en ambientes ácidos.

 

Lámina translúcida de Acrílico

El acrílico es mucho más resistente que el vidrio. Para aprovechar al máximo la luz natural es la mejor opción ya que transmite hasta el 92% de esta.

Soporta temperaturas que llegan hasta los 87 grados por lo que puede resistir a la intemperie sin problemas.

El acrílico es particularmente más rígido que el policarbonato, lo que puede traducirse en que es menos resistente a la presión, pero tiene la ventaja de que su costo es menor y puede ser cortado con mayor facilidad.

 

Lámina translúcida de Policarbonato

El policarbonato es de entre los dos, el material más resistente, ya que puede soportar un impacto hasta 250 veces mayor que el vidrio. A pesar de que su capacidad para transmitir la luz es de 88%, sigue siendo una excelente opción y resiste mayores temperaturas, de hasta 115 grados. Su flexibilidad le hace resistente a la presión o los golpes.

Las láminas hechas con policarbonato son especialmente resistentes a la corrosión.

 

Ahora que conoces las dos opciones que tienes para escoger, estamos seguros que sabes cuál es la lámina translúcida que necesitas. Compra con nosotros lamina poliacryl acrílico 100%.